A Text Widget

Con este blog pretendo rellenar los huecos de este apartamento\"apartamiento" de hastío, absurdidad y diminutos espacios de imágenes, palabras y sonidos. Quizá este blog -como apartamento\"apartamiento" de espera de espacios vacíos- sólo gire en torno a una imágen de Stroszek subiéndose a un teleférico extranjero mientras su coche gira sin parar, mientras unos animales reales empiezan a bailar dentro de máquinas siguiendo simples melodías. Puede que Stroszek se monte en el teleférico para, simplemente, llegar al apartamento\"apartamiento" de C.C. Baxter y jugar una continua partida de cartas sólo, mientras Baxter espera en la cocina con una raqueta de tenis a que la pasta esté preparada. Quizá no. Puede que no; puede que sólo se quiera ir con su escopeta.
Éste es el blog como edificio. Lo demás irá apareciendo, y sólo será una prueba de reconocimiento de este espacio deshabitado, de este apartamento\"apartamiento" de cotidianeidad.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Perdón por la tristeza -de este blog-

Siento no haber escrito nada en las paredes, en el suelo, en el techo de este apartamento durante los últimos tres meses. He vivido en él cada día, pero la falta de tiempo y las pocas ganas de mis dedos de usar el teclado de mi ordenador portátil han provocado la tristeza de este blog -gracias Vallejo-, habitado durante los últimos noventa días por cuerpos invisibles. Trataré de remediar este olvido y estas pocas ganas de escribir lo que pienso. Como "penitencia" atea os dejo un poema y algo más.

Fue domingo en las claras orejas de mi burro,
de mi burro peruano en el Perú (Perdonen la tristeza)
Mas hoy ya son las once en mi experiencia personal,
experiencia de un solo ojo, clavado en pleno pecho,
de una sola burrada, clavada en pleno pecho,
de una sola hecatombe, clavada en pleno pecho.

Tal de mi tierra veo los cerros retrasados,

ricos en burros, hijos de burros, padres hoy de vista,
que tornan ya pintados de creencias,
cerros horizontales de mis penas.

En su estatua, de espada,

Voltaire cruza su capa y mira el zócalo,
pero el sol me penetra y espanta de mis dientes incisivos
un número crecido de cuerpos inorgánicos.

Y entonces sueño en una piedra

verduzca, diecisiete,
peñasco numeral que he olvidado,
sonido de años en el rumor de aguja de mi brazo,
lluvia y sol en Europa, y ¡cómo toso! ¡cómo vivo!
¡cómo me duele el pelo al columbrar los siglos semanales!
Y cómo, por recodo, mi ciclo microbiano,
quiero decir mi trémulo, patriótico peinado.

César Vallejo, "Poemas Humanos"

2 comentarios:

Mario dijo...

Sí, estoy totalmente de acuerdo. Sin duda la belleza radica en la sencillez.

Vloj dijo...

simplemente la tristeza se palpa; se huele, se respira... lo tuyo no es tristeza, o al menos se puede traducir como desasosiego, desiadia o realidad... la vida con sus tsunamis y sus guerras nos deja dia a dia más tristes! ánimo que de tus dedos saldrá la fuerza para pintar este apartamento tuyo.
Un abrazo. vloj.

Publicar un comentario