A Text Widget

Con este blog pretendo rellenar los huecos de este apartamento\"apartamiento" de hastío, absurdidad y diminutos espacios de imágenes, palabras y sonidos. Quizá este blog -como apartamento\"apartamiento" de espera de espacios vacíos- sólo gire en torno a una imágen de Stroszek subiéndose a un teleférico extranjero mientras su coche gira sin parar, mientras unos animales reales empiezan a bailar dentro de máquinas siguiendo simples melodías. Puede que Stroszek se monte en el teleférico para, simplemente, llegar al apartamento\"apartamiento" de C.C. Baxter y jugar una continua partida de cartas sólo, mientras Baxter espera en la cocina con una raqueta de tenis a que la pasta esté preparada. Quizá no. Puede que no; puede que sólo se quiera ir con su escopeta.
Éste es el blog como edificio. Lo demás irá apareciendo, y sólo será una prueba de reconocimiento de este espacio deshabitado, de este apartamento\"apartamiento" de cotidianeidad.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Lautréamont: violencia y animalidad

Hace dos días vi Scanners de Cronenberg -comentario de la película: interesante, artesanal, imperfecta- y me acordé de Los cantos de Maldoror del Conde de Lautréamont -seudónimo de Isidore Ducasse-. Durante ayer y hoy estuve buscando mi trabajo sobre él. Hace veinte minutos lo encontré. Este es un fragmento -y espero que os sirva de algo-:

Rubén Darío dice de la obra: «[Lautréamont] escribió […] un libro diabólico y extraño, burlón y aullante, cruel y penoso; un libro en que se oyen a un tiempo mismo los gemidos del Dolor y los siniestros cascabeles de la locura»[1].
Diabólico, extraño, aullante, cruel… Adjetivos que resumen de manera perfecta y concisa el universo de los Cantos. Diabólico por su oposición y odio a ese dios condenatorio y creador del mal, extraño por el extenso imaginario que recrea en cada una de sus páginas, aullante por la licántropa y a la vez pululante voz narrativa, cruel por la sensación de dolor interno que tras leerlo se nos queda dentro, en el espacio visceral de nuestro cuerpo.
Puede parecer que en esta obra todo es violencia y resentimiento. Sin embargo, en ella se evoca también de modo incesante la infancia; esa infancia que, tras convertirse en distancia de los padres, de los parques, del hogar –en recuerdo simplemente- se nos aparece y se nos mete entre los huesos, siéndonos imposible eliminarla, a pesar del dolor que acarrea una infancia perdida.

Isidore Ducasse
Para Maurice Blanchot, Maldoror es cruel y tierno al mismo tiempo[2]. Practica el daño contra el mundo exterior humano para luego arrepentirse y hacérselo a sí mismo, en un acto de culpabilidad sin límites. Es un continuo ir y venir desde el mundo del mal al mundo de la bondad. Todo se hace irracional en los Cantos de Maldoror. Todo está inscrito bajo una violencia más propia de un feroz animal, que sintiéndose atacado desde su nacimiento ataca sin miramientos, que de un humano. Esa violencia –llamémosla “violencia irracional”- es una muestra clara de la personalidad de Lautréamont, de su absoluto desencanto hacia el mundo en el que vive, en el que recuerda, en el que sufre. Este desencanto se transforma a cada página del libro en una violencia dual –hacia fuera y hacia dentro- en la que la agresividad se acrecienta continuamente, sin pausa alguna.
Maldoror encarna la doble condición del ser humano: la bondad y la maldad; al mismo tiempo que lleva a cabo un maravilloso baile de disfraces en el que tan pronto se viste del Maldoror animal –lleno de agresión, odio, ferocidad, instinto- como del Maldoror humano –lleno de resentimiento hacia sí mismo-. Esta doble condición –como bien apunta Maurice Blanchot- es la característica crucial de la obra.



[1]  Darío, Rubén: Edgar Allan Poe y otros ensayos. Alicante, 2009, Editorial Verdehalago, p. 65.
[2]  Blanchot, Maurice. Lautréamont y Sade. México D.F., 1990, Fondo de Cultura Económica, p. 101.

4 comentarios:

nicol dijo...

HOLA
Soy el webmaster de
Publizida BLOGS es un ranking / directorio de clasificación de blogs en español, creado con el único propósito de dar a conocer los mejores blog's

Si te interesa puedes darte de alta
ALTA DIRECTORIO DE BLOGS

Tambien puedes dar de alta tu blog en nuestro DIRECTORIO GEOGRAFICO
http://01directorio.wandaloop.es/directory/index.php
Un saludo.

Edelweiss dijo...

Hola!
Lo primero: no me gustó nada la película. Es cierto que hay algún toque de la estética que resulta interesante, pero el momento de la cabeza que explota, los tubérculos que les salen a los personajes, la sangre...el tema tampoco me interesa. Nada de nada. Qué le voy a hacer, pero es que todasesas historias que mezclan la ciencia ficción...me corroen las entrañas. No me atraen nada. No les encuentro el lirismo, la belleza.
Lautrèamont, en cambio, me atrae. Sin embargo, me aterroriza. Recuerdo que me habías hablado de él y que no toqué el libro. Pero entonces, en París,en aquella maravillosa biblioteca de que disponía, lo encontré. Y tomé el libro de Lautréamont y comencé a llerlo en la lengua en que fué escrito. Y los gritos del pobre niño ensangrentado me rasgaron las entrañas.
Enhorabuena siempre por ese trabajo que escribiste.
Te lo merecías.
Un abrazo.

Estepa Grisa dijo...

Ese libro es especial, lo puedo leer y releer y abrir al azar y siempre me sorprende, me maravilla y me inquieta a la vez. :)

Rodrigo Simón dijo...

Es un libro que te cambia la vida. Siempre se habla de Rimbaud, de Baudelaire, de Mallarmé, de Verlaine y pocas de Lautréamont. Hasta André Bretón nadie -o casi nadie- se había acordado de él -Camus lo menospreció, por ejemplo-. Bretón lo nombró el padre de los surrealistas. Y queda bastante claro al leer sus "Cantos".
Su lectura es peligrosa, pero, sobre todo, única. En ninguna otra encontrarás la violencia como se encuentra en "Los Cantos de Maldoror.
Gracias por vuestros comentarios.

Rodrigo.

Publicar un comentario