A Text Widget

Con este blog pretendo rellenar los huecos de este apartamento\"apartamiento" de hastío, absurdidad y diminutos espacios de imágenes, palabras y sonidos. Quizá este blog -como apartamento\"apartamiento" de espera de espacios vacíos- sólo gire en torno a una imágen de Stroszek subiéndose a un teleférico extranjero mientras su coche gira sin parar, mientras unos animales reales empiezan a bailar dentro de máquinas siguiendo simples melodías. Puede que Stroszek se monte en el teleférico para, simplemente, llegar al apartamento\"apartamiento" de C.C. Baxter y jugar una continua partida de cartas sólo, mientras Baxter espera en la cocina con una raqueta de tenis a que la pasta esté preparada. Quizá no. Puede que no; puede que sólo se quiera ir con su escopeta.
Éste es el blog como edificio. Lo demás irá apareciendo, y sólo será una prueba de reconocimiento de este espacio deshabitado, de este apartamento\"apartamiento" de cotidianeidad.

sábado, 27 de noviembre de 2010

Banda Aparte -o mi buen reencuentro con Godard (me parecía algo imposible)

Bande á Part



Nunca me he llevado bien con Godard. Nunca me ha gustado su pseudo-lírica, su pseudo-filosofía, su pseudo-literatura. Tampoco su continuo alarde de conocimientos vacíos. Tampoco su pretenciosidad estomagante. Ver una película de Godard me resultaba siempre irritante, insoportable, aburrida. Aún recuerdo la noche en que me dormí a los diez minutos de empezar a ver El desprecio. Ni Los Carabineros, ni Nuestra Música, ni su Historia del cine. Quizá sólo he disfrutado -y no demasiado- con ciertos trozos de Al final de la escapada y de Pierrot "Le Fou".
Nunca he comprendido demasiado la veneración que se le tiene, llegando incluso a denominarle "el padre del cine moderno" -y no vamos a entrar en el debate de si existe un cine moderno, un cine posmoderno o, únicamente, un cine clásico progresivo-. Supongo que sí es el padre de algo, de algo de lo que supongo estará orgulloso: es "el padre del cine esnob". Del cine esnob en cuanto cine de "ensayo" y nunca cine de "estética" -"estética" entendida de una manera puramente artística, como proyección misma del arte, del conjunto de todos las artes-.
El baile a seis piernas
Sin embargo, esta noche Banda Aparte me ha dejado una sensación positiva; en realidad varias. Se podrían resumir en: recuerdos al cine negro americano -Hitchcock, Preminger, Tourneur y Fritz Lang (en cuanto hijo adoptivo de Estados Unidos), secuencias inmejorables y muy divertidas, sobre todo el número del baile; el personaje de Franz -quizá el único realmente bien logrado de toda la película- y el final abrupto y fugaz (siento predilección por estos finales). Aunque, también, me ha recordado en ciertos momentos al Godard que tanto detesto: los primeros minutos y, sobre todo, la secuencia de la clase de inglés, llena de principio a fin de referencias sin sentido, frases absurdas, de la pretenciosidad godardiana típica.
En definitiva, una película interesante de un director que, por lo general, no lo es. Y esto es todo por hoy. Me despido con una canción que llevo tarareando durante varios días -supongo que por culpa de los vapores de ginebra que inundan mi apartamento desde que marcharon dos amigos-. Buen fin de semana. 




Atmosphere.- Joy Division

2 comentarios:

Camille dijo...

He de decir que no entré dispuesta a comentarte ningún post. Sin embargo, tu expresión en este me ha dejado PATIDIFUSA. No me lo esperaba. Se te da muy bien esto del blog, de verdad. Supongo que son las altas horas de la noche...
A mí esta película me durmió. Definitivamente. Sólo me gustó el baile "a seis piernas" y me sorprendió al principio la referencia a la polémica clásicos y modernos. Pero no la desarrolla. Ni tiene sentido la referencia de Elliot o Shakespeare. Tiene mucho toque americano pero...a la francesa; con ese espesor que a veces ahoga. Ninguno es guapo y no hay sentimiento alguno. Ella es rematadamente tonta como bien señalan Franz y Arthur y se deja hacer pero no hay sentimiento alguno creíble; aunque ellos lo dicen. Podría ser algo del tipo de Bresson: esos personajes fríos que no interpretan sino viven. Sin embargo en Bresson tiene un sentido, una consistencia. En Godard no.
El desprecio la vi en francés así que no ne enteré de mucho pero...sólo me gustó BB, Fritz Lang y el paisaje, la casa en el mar. Y no es que sean películas en que no pasa nada...es que son pel´´iculas que no dicen nada.
Quizá lo más simpático y mas meta-cine si se puede decir fue el minuto de silencio...pero me resultó ridículo en fin.
Bueno, que esto era para felicitar tus palabras.
Un saludo.

Mario dijo...

No tenía pensado darle más oportunidades a Godard, pero no sé, si ta ha gustado ésta, habrá que darla al menos una más. ¡Qué grande esta canción! Es más grande que todo el cine de Godard junto. Esta canción contiene un universo entero. Estoy convencido de ello.

Publicar un comentario